FUNDACIÓN
SANTA MARÍA
DE LOS HUÉRFANOS
1 4 4 1
 

BREVE HISTORIA DE LA FUNDACIÓN 

 El Ilmo. Sr. D. Lope Gutiérrez de los Ríos, Bachiller en Decretos, Protonotario de la Santa Sede Apostólica, Maestrescuela de la S.I.C de Córdoba y Obispo electo de Avila en su testamento de fecha  21 de junio de 1.441  fundo un Patronato,”por morten “  bajo la advocación de Santa María de los Huérfanos, conocido en los primeros años,  por el de los Ríos, luego del Maestre, hasta que afianzo su nombre, en el de Santa María de los Huérfanos, por el que hoy se le conoce. Sus fines acoger  pobres, y si alguno de su linaje lo necesitara, que le dieran todo lo necesario, aun faltaban 51 años para que se terminara la reconquista y se descubriera América. 

Llamó como Patronos, a los descendientes de sus padres, sin señalar línea preferente, y que a la muerte del patrono se juntaran los demás familiares y eligieran el que debía ser Patrono y llevar la administración del dicho Hospital (en el concepto antiguo de la palabra que era el de hospedaje) y sus bienes, también que hubiese un representante de la ciudad y otro del Cabildo de la S.I.C., que no fuera persona de canónigo, para ayuda al Patrono en la administración, que fueran llamados solo por un año y que se les pague la cantidad que dejo ordenada.

Dejo la Fundación generosamente dotada con bienes comprados por él, 33 casas y más de 1.000 fanegas de tierra en las fincas Barchillon, Perelada, Justa Martín y la Dehesa de Galapagares, que las leyes desamortizadoras (como de todos es sabido) le restaron el 70 % sin que esto quiera decir, que estas fundaciones a pesar de ser desamortizadas, se perdieran. 

Don Alonso de los Ríos tuvo que dar forma al Patronato, obrar la Casa Principal donde moraba Don Lope y afrontar varios pleitos que le pusieron, el primero por no ser llamadas las líneas de los descendientes mujeres. 

Su hijo Don Pedro de los Ríos el segundo Patrono tuvo un pleito importante.-. Los Caballeros 24 y los representantes del Cabildo, se reunieron en  la Capilla de San Clemente, lugar habitual de las reuniones del Cabildo, y decidieron llevar al Patrono a los Tribunales, por no estar conforme, en no tener voz y voto en la fundación y Don Pedro les animo a que se fueran. 

La Real Chancillería después de oído a las  partes, dio sentencia en que no había lugar al que el Patrono, negara la asistencia de los dos representantes por estar llamados, pero siguiendo lo mandado por el Fundador, habría un Mayordomo administrador nombrado por el Patrono, y solo los representantes podrían pedir y controlar las cuentas por un año.- 

Don Martín de los Ríos el tercer Patrono  pensaban no volverían, se vio sorprendido, cuando intentaron tomar sus puestos, se negó, por lo que tuvieron  que volver a la Real Chancillería, la que severamente amonesto al Patrono y le amenazo con  multa de 1.000 castellanos de oro, para la Cámara de S.M..- Don Martín hizo caso omiso de la sentencia y la Real Chancillería se vio obligada a  tomar serias medidas, si no acataba su dictamen rápidamente, iría a presidio. 

Los Caballeros 24 y los representantes del Cabildo estuvieron el año señalado.-. Siempre se ha tenido que contar con ellos por un año, y abandonaban sus funciones. 

Los siguientes años fueron de calma, la familia estuvo administrando bajo el control de la Real Chancillería, por orden del Monarca, debían rendir cuentas de la administración todos aquellos que fueren Patronos del tiempo que administraron.-  En 1.723 piden una Bula ratificando la Fundación. 

En 1.734 es nombrado Patrono Don Juan de los Ríos Canónigo de la S.I.C de Córdoba, sin oposición por parte de la Junta familiar, pese a estar prohibido por el Fundador que no quiso a ningún Canónigo en la Fundación.  Por muerte de su hermano fue nombrado tutor y administrador de los bienes, de sus sobrinos. Pasaron años y por una disputa entre el Canónigo y su sobrino, totalmente ajena al Patronato, lo lleva a los tribunales, amparado en la  Real Orden de Junio de 1.767 que se manda que los eclesiásticos no estén ocupados en administraciones y pide que lo quiten de Patrono que rinda cuentas y le acusa de delación en sus funciones y administración, le apoyan  los demás familiares cuyo recurso estimo la Sala y se logra. 

No quedó callado el Sr. Canónigo  después de los muchos años que estuvo Don Juan de Patrono, apela al Consejo de Castilla,  tachando a su sobrino de sujeto prodigo y despilfarrador.-  Falleció sin haber rendido cuentas y efectivamente, salió deudor por cifras importantes que tuvo que asumir la testamentaria.-  Para evitar malos entendidos con la Junta familiar, Don Lorenzo Gutiérrez de los Ríos hermano del Sr. Canónigo, se compromete en donar a la fundación como parte de la deuda de su hermano 6.000 reales de vellón. 

No queda aquí la actuación señalada del Conde de Gavia, fue elegido Patrono y no se sabe si por los calificativos de su tío en los Tribunales o que otro motivo lo impulso, se dirige a la Real Chancillería de Granada, con la petición que se admita por primera y única vez, que una mujer administre y conduzca como Patrono, logra que actúe como tal la Condesa de Gavia.- No fue brillante su actuación, nombró un mayordomo, que fue denunciado por ella misma, a la Real Chancillería, relativo al despojo que hizo en la administración y le embargaron  sus bienes 

En 1.795 hay un expediente instruido por Real Orden del supremo Consejo de Castilla, solicitando informe sobre el manejo del Hospital de Santa María de los Huérfanos a petición de la Junta familiar 

Vino a una total degeneración  la Fundación, por parte de los administradores como por los acogidos, las habitaciones se traspasaban cobrando por ello, los que las tenían eran poseedores de  bienes suficientes para no usar las prerrogativas y se puso por uno de los administradores una timba, donde jugaban dinero. 

Padece la Revolución francesa, los Patronos y familiares desaparecen, los franceses toman posesión del Patronato y se perdieron muchos bienes por los administradores, se denunció por los alimentarios que estaban, no se le pudo embargar por haber desaparecido de Córdoba, tan solo fue a la cárcel, uno que estaba como alimentario. 

Vuelve a retomar la familia a la dirección y fue nombrado Patrono el Marques de Cabriñana, que fue ratificado por la Real Chancilleria, actuó con seriedad y orden, abandono el puesto, al ser encarcelado por ideas políticas, y se proclama la Ley de 23 de Enero de 1.822 que descargo un mortal golpe sobre la beneficencia particular y pasa a ser controlado por la Junta de Beneficencia, con la que tuvieron los familiares muchos enfrentamientos. 

En 1.834 Forman unos nuevos estatutos, que violaban totalmente los fines de la Fundación. 

Llega las Leyes desamortizadoras, ponen en venta todos los bienes pertenecientes a la Fundación, la Junta familiar protesta  y los alimentarios ponen pleito que pierden, no contaban con documentos que acreditaran su descendencia, estaban allí, sin mas documentación  que apellidarse Ríos. 

En 1.862 se constituye una nueva Junta de parientes  y el Conde de Hornachuelos, solicita como Patrono defensor de la Fundación de Santa María de los Huérfanos  se suprima la subasta y remate de los bienes. 

Luego de dos Patronos Antonio Gutiérrez de los Ríos y su hermano, sucede en el Patronato el Conde de Torres Cabrera. 

Fue trágica  la estancia del Conde de Torres Cabrera en la Fundación, quiso desde un principio poner orden y exigir a los alimentarios que se identificaran, y expulso a muchos por creer no tenían las circunstancias que se exigían para usar de las prerrogativas.

En 1.906 el Conde de Torres Cabrera se queja al Director General de Administración de los Estatutos que se hicieron en 1.834 por perjudicar a la Fundación.- La Junta Provincial de Beneficencia contesta que si no están vigentes los dichos estatutos, tampoco su nombramiento de Patrono, que debe acreditar ante el Juzgado como es preceptivo.- Esto lo tuvo que oír el Conde cada vez que levantaba la voz, de sobra es conocida su descendencia  y debió acreditarlo, para quitarse de improperios 

En 1.907 vuelve el Conde de Torres Cabrera a la batalla, se dirige al Ministerio de la Gobernación y Administración y al  Presidente del Consejo de Estado Conde de Romanones remitiéndole el expediente del Hospital de Santa María de los Huérfanos.-

Contestan dando la razón al Patrono “ que se han de limitar a aplicar la disposición del Fundador... ” y fue aprobado por el Ministerio del Interior, exigiendo que se llame por edicto a los familiares y Señores del Cabildo y Ayuntamiento. 

1.911. - La Comisión Permanente del Consejo de Estado, sobre los estatutos que deben ser aprobados por la Junta de parientes y que no podrán desobedecer la voluntad del causante, ley de la Fundación. 

El Cabildo haciendo valer su derecho, para intervenir en la redacción del Reglamento, cosa que no admite el Conde de Torres Cabrera. Los Tribunales habían decretado que lo debían de hacer los familiares, por este motivo vuelve el Conde a escuchar la cantinela, de que no estaba acreditado debidamente. 

Los estatutos del Conde de Torres Cabrera aprobado por los familiares, nunca se pusieron en practica por fallecer el Conde, ellos cumplen escrupulosamente la voluntad del Fundador. En 1.917 fallece el Conde se nombra Patrono interino a La Junta Provincial de Beneficencia, se presentan por parte de la familia el Duque de Almodovar del Valle y Don José Gutiérrez de los Ríos, se le expone que se acrediten con sentencia  la descendencia del Fundador. 

1.925. - El Ministerio de la Gobernación y Administración de Beneficencia Particular dice instalar un Asilo de transeúntes, se llama por edicto a la familia del Fundador 

1.935. - El Gobernador Civil quiere quitar los alimentistas que no hayan acreditado su parentesco.- Se ha de poner un Asilo de Mendicidad de pobres transeúntes, con la prestación a los parientes.- Se llama al Cabildo y Ayuntamiento para que opinen. 

1.938. - La Consejería del Patrimonio Artístico Nacional prohibe el derribo.- La casa ha servido de Hospital para la enfermedad llamada “ piojo verde” de alojamiento para las inundaciones. 

1.943. - La Junta Provincial de Beneficencia, quiere refundirlo con el albergue “Juan José de la Colina” que como no tiene bienes, ofrecen 34 fundaciones de Beneficencia particular desaparecidas.- Madrid se opone. 

1.950 se reforma el edificio y el arquitecto Don Carlos Saenz de Santa María, dice que la Fundación  tiene las suficientes rentas para efectuar las obras.- Se pide permiso para una Casa Hogar de Protección  a la Mujer, el Ministerio de la Gobernación dice que acogiendo a mujeres aunque haya niños, se está cumpliendo la Fundación. 

1.955. - Escrito a Delegado General de Beneficencia y Obras Sociales de Madrid “ La Fundación mejor dotada de esta provincia es el Hospital de Santa María de los Huérfanos, precisamente por conservar su patrimonio.

1.962. - Se quiere vender la finca, según se argumentó entraba en la expropiación de fincas mejorables, se opone el Ministerio de la Gobernación.

1.968. - Venden un solar lindante con el Hospital, recuperado por compra en el año  1.999 por el actual Patronato..971. - Se concertó el Patronato con Auxilio Social, con lo que se prescinde de la dirección del Patronato en cuanto a régimen interior, olvidando que la gestión y administración del patrimonio fundacional, corresponde a las personas que ostentan la representación legitima 

1.972. - El Delegado Nacional de Administración Social del Ministerio de la Gobernación, sobre el expediente de modificación de fines, se manifieste el convenio con la Fundación 

1.972. - Residencia de ancianos.- Se hipoteca la finca en 4.000.000 para las obras de la Residencia de ancianos, y se construyo un club de ancianos. 

1.973. - Licencia del Ayuntamiento para las obras de reforma para residencia de ancianos y comedor de diabéticos 

1.994. - Después de dos pleitos con la Junta de Andalucía, interpuesto por el Excmo. e Iltmo. Sr. D. Eduardo Cabrera Marchesi, Marqués de Villaseca, y tras muchas vicisitudes al fin retorna el Patronato a la familia, de una de las cuatro ramas que recoge este, en el Patronato existen dos representantes uno del Cabildo y otro del Ayuntamiento, para acomodarla a la nueva ley de fundaciones, por lo que ha entrado en una nueva era, en la que se pretende, junto con los nuevos patronos, darle un impulso para intentar cumplir lo dispuesto por el fundador, aunque adecuándola a las necesidades de los tiempos actuales.

El Patronato pretende recuperar la magnificencia del edificio y llevar la fundación al esplendor que durante el tiempo que estuvo regida por la familia le acompaño y cumplir la voluntad de un señor que hace ya mas de 500 años fue iluminado para conocer las necesidades humanas y, gracias a su caridad, sus semejantes pudiesen tener una vida algo mejor.

El patronato entiende que las personas necesitadas de nuestras fechas son los ancianos asistidos, sin recursos y sin familia por lo que intenta construir una residencia de Ancianos, asistidos con pensión no contributiva y sin familia. 

El edificio (lo que ha quedado), es todo obra del siglo XVI y se utilizaron materiales más viejos. - Hay constancia documentada de cómo la Junta familiar cuidaba el edificio y adornaba con obras de arte, que han desaparecido.- La portada fue obra de Jerónimo Ordoñez maestro de cantería en 1.580 en el nicho central tiene una escultura de la Virgen con el Niño bastante bien hecha. 

El segundo patio claustrado, lo que queda de el, los arcos eran  peraltados como del siglo XVI, las columnas interesantes, digno de catalogarse como cimaceo árabe, ornamentados de fines del siglo X es de sumo valor, por ser quizás el único que se conserva con tal carácter en Córdoba. 

Un capitel romano decadente, 5 capiteles visigodos, 2 de ellos muy interesantes por no tener compañeros en la mezquita, 5 árabes del tiempo de Almanzor      

El edificio estuvo declarado de interés histórico, por la Delegación de  Cultura, aunque no aparece la constancia.  

Debido a la importancia del edificio, se ha firmado un convenio entre el Excmo. Ayuntamiento de Córdoba, Universidad de Córdoba y el patronato de Santa Maria de los Huérfanos, para el estudio arqueológico del edificio. 

El actual patronato pretende el unir la labor social de la fundación con la labor cultural debido a la alarga historia de esta Fundación, por lo que  prevé al finalizar el actual convenio la firma de un nuevo convenio para elaborar un profundo estudio de la historia de la fundación, para aumentar así  su propia identidad y dar a conocer una de las fundaciones más antiguas de España.